El Hotel “Zawán del Darro” se levanta sobre una de las antiguas casas nobiliarias del siglo XVI.

En principio habitada por un importante hombre de la Corte (1563), el edificio fue cedido a una Comunidad de Religiosas a finales del citado siglo y habilitado para ello en los primeros años del siglo XVII.

El Hotel conserva de una forma excepcional los escudos en piedra tallada de la Comunidad, el patio columnado en piedra de Sierra Elvira y mármol de Macael, sus alfarjes, atauriques y zapatas de maderas nobles y atemperadas, y una fuente de estilo renacentista primigenia en el edificio tras su elevación a partir del incendio, seísmo y otras catástrofes como la de la explosión del polvorín de San Pedro que obligaron a la remodelación de toda la Carrera de Darro a partir de la segunda mitad del siglo XVI.

Plaza Nueva es el obligado punto de partida para acceder a la Alhambra, el Albayzín-Sacromonte.





La CARRERA DE DARRO, probablemente, la calle más bonita de Europa, paralela al curso del rio Darro, conserva magníficos edificios de diferentes estilos: casas  nobiliarias, conventos, iglesias,  baños árabes.

La Carrera de Darro discurre entre el célebre barrio del Albaicín y la colina de la Alhambra.

En la carrera vivieron D. Hernando de Zafra, secretario de los Reyes Católicos, duques y nobles en tiempos de Felipe II.

Allí nació Doña Mariana Pineda y su historia se proyecta a cada paso de su entorno bajo los torreones de la Alhambra y el campanil de la Torre de la Vela.

darro



EL ALBAICÍN. Está situado sobre la colina de San Miguel en la margen derecha del rio Darro y frente a la colina de la Alhambra.

Si se efectúa un circuito desde la Carrera de Darro a la altura del Hotel, irá Vd. en primer lugar al Paseo de los Tristes y disfrutará de una de las vistas más impresionantes de la Alhambra. Subiendo por la Cuesta de Chapiz entrará en el corazón del Albaicín (San Salvador, San Nicolas y su mirador, Plaza Larga, San Bartolomé y un cúmulo de rincones de ensueño en donde la luz y la placidez de este barrio histórico de Granada le cautivarán.

El ALBAICÍN tiene un trazado laberíntico, usual en las ciudades medievales. Vaya Vd. por donde vaya, accederá a diversos estilos arquitectónicos, torreones, murallas, alminares de mezquitas convertidos en campanarios cristianos, aljibes y recuerdos de un pasado.

El Hotel “Zawán del  Darro” aguarda su estimada visita para que Vd. disfrute de este entorno tan especial.

darro